Menu
X
El Post ha sido enviado

Enviar a un amigo

Cumpleaños feliz

por: Milagros Leiva 2 Julio, 2017.

En el año cuarentaiocho de mi historia personal caminé por un bosque, vi dos caballos traviesos y un perro blanco muy grande que parecía distraído, a mi lado mis hijos aprendían a recolectar piedras raras y caminaban por el mismo bosque que conocí la primera vez que llegué a Alemania, de eso hace veinte años ya. En esa misma caminata observé a mi hermana mayor que está más joven que nunca, a su hija mayor Isabella que ya es profesora y a su novio que es ingeniero civil. Vi a mi madre cuya belleza crece con los años. Las imágenes bailaban alrededor devolviéndome recuerdos de mis paseos en este país al que siempre regreso para visitar a mis hermanas, a mis sobrinos, a mis cuñados. Es la primera vez que llego con mis hijos que ya cumplieron un año y dos meses. No ha sido fácil para ellos adaptarse al nuevo horario, a los nuevos sabores, pero lo han logrado a punta de amor. Después de cinco días de llegados puedo decir que hoy duermen tranquilos.

 

Mis hermanas también me han recordado que hace más de veinte años que no pasamos mi cumpleaños juntas. He decretado para mi celebración personal que los vientos tormentosos huirán para dar paso a la calma de la madurez (eso espero); que seguiré trabajando con pasión y que la palabra gratitud será de ahora en adelante la favorita en mi vocabulario. De hecho antes de alejarme de Lima cumplí muchas cosas que han hecho de este 3o de junio más feliz que otros. Pagar mis deudas, por ejemplo, poner en orden mis prioridades, hablar con gente con la que tenía varios pendientes por resolver. No quería tener cajones vacíos por llenar, o mejor diré, quería dejar solo los indispensables.

 

Quizá lo mejor que pude hacer antes de comenzar mi año nuevo fue conversar con una persona a la que había dejado de hablar dos años. Imaginé que en cuanto lo viera no iba a poder mirarlo por la impotencia acumulada, por las mil preguntas que tenía sin resolver, pero nada de eso sucedió. Me explicó muchas cosas que ni siquiera supe por el largo paréntesis que pusimos entre los dos y recuperamos una relación que no debió cortarse de malas maneras. Confieso que me reconfortó escucharlo y que me sorprendió hasta las lágrimas con un gesto que me ayudó como ni él imaginó jamás. Hablar sin rabia me enseñó una vez más que el resentimiento solo envenena el alma y que cuando tienes pendientes lo mejor es arreglarlos en vida. A los días le regalé agua bendita que había traído del río Jordán para que bautizara a su hijo. Estuve guardando esa agua desde que la traje de Israel hasta que apareciera el bebé y sin saber Dios me dijo que era su hijo el indicado. Fui a su estudio antes de viajar, le dejé el agua con su asistente y mientras me alejaba de su elegante oficina pensaba que Dios siempre pone al elegido en el momento menos esperado. Ahora que me escribe de vez en cuando para contarme chismes políticos confirmo que en mil formas estaremos en desacuerdo, pero que la vida es así: un encuentro permanente con gente que piensa distinto y que la tolerancia es lo único que te permite vivir mejor y aquietar el alma.

 

Otra cosa que decidí antes de darle la bienvenida a mis nuevos doce meses es hacer los talleres de entrevistas que tanto dicté cuando era profesora universitaria y que me gusta ofrecer, compartir lo poco que uno puede haber aprendido con los años tiene un solo objetivo para mí: aprender de las preguntas ajenas, leer los libros que me faltan por leer y volver a cruzar ideas sobre mi pasión profesional. También he decidido defenderme cuando alguien quiera hacerme sentir culpable por las puras arverjas. He decidido no dejarme pisar el poncho como antes y eso es bastante porque he soportado humillaciones verbales que antes no debí aceptar. Quizá es parte de mi despertar y de la fuerza que ando recobrando gracias a la luz del amor. Eso también he decidido, que así me estrelle cinco mil veces voy a seguir creyendo en el amor, en el poder y en la energía que nos potencia cuando amamos. El amor siempre da luz y mil posibilidades para crear y creer, para confiar, para alejar el temor, para renovarnos y respirar con los cambios. Amar hasta agotarme y si me agoto volver a descansar para volver a amar y así todos los días hasta el fin de mi historia. Quizá ese sea el mejor regalo que he recibido de Dios: el amor más intenso que mis células han podido conocer a través de Joaquin y de Antonia, la certeza, además de que el otro amor pronto llegará y que seguramente está a la vuelta de la esquina. El inmenso amor de mi familia, de mis amigos, de los que ya no están lo vivo todos los días. ¿Qué más puedo pedir? Por eso comencé diciendo que mi palabra favorita es gracias. Gracias por tanto amor, gracias por amar y sentirme amada. Es lo único que puedo contar a mis 48 años cumplidos. Me ha pasado de todo en estos años que tengo vida y memoria para contar, he conocido el amor y el desamor, la victoria y la derrota, el honor y la afrenta, la traición y la lealtad, todo y más de lo que puedan imaginar, pero cuando me voy a dormir solo tengo en mi cabeza los rostros tiernos de mis mellizos y sonrío y me duermo arropada por el amor. Eso que decreté se ha cumplido, por eso solo tengo que agradecer y comenzar cada día con fe. 

 

¿Qué espero de este nuevo año? Muchas cosas que he escrito en mi cuaderno de hojas blancas. No las cuento porque hay otra cosa en la que creo. Los decretos son personales, íntimos, misteriosos, silenciosos. Los decretos se cumplen cuando trabajas duro y parejo y solo entonces puedes contar lo que soñaste y lograste. En doce meses podré escribir si logré hacer lo que he decretado con ilusión, solo digo que me alegra creyendo que sí puedo. Si piensas que estás agotado porque muchos de tus sueños no has cumplido y porque cumplir años te recuerdan que estás envejeciendo te digo que voltees tus pensamientos. Si estás agotado descansa, duerme, respira, recupérate y vuelve a comenzar. Si crees que cumplir años te hacen viejo te digo que es al revés, cumplir años implica resistencia, coraje, fuerza, voluntad, ganas de seguir con vida. Feliz cumpleaños a mí y que vengan muchos más. Gracias voluntad por no abandonarme.  

14 respuestas a “Cumpleaños feliz”

  1. Milagros,feliz cumpleaños,muchas felicidades y muchas bendiciones,me alegra saber que estas festejando tu cumpleaños con tu família,con tus mellizos y en un país tan lejano,tan hermoso, me imagino,pero lo mejor rodeada del amor familiar,espero que tu estadía por esos lares siga siendo maravillosa y,vengas a tu programa qué te extrañamos a rabiar.Dios te bendiga y cariños

  2. Muchas bendiciones y felicidades Milagros? como siempre hermoso post ?disfruta tus merecidas vacaciones junto a tus regalitos de amor❤❤

  3. Que bueno es leerte siempre, las palabras que salen del alma son como gotas de lluvia que acarician el rostro y lo que te llena el alma son todos los recuerdos que uno ha vivido con su familia. Que lindo escribes. Un abrazo y muchas bendiciones para toda tu familia.

  4. Feliz cumpleaños un paseo muy merecido ,la política Peruana es tan stresante y un horario bravo con dos bebés pequeños es bastante ,así que el paseo te llenara de energía para volver con más ánimo a tu programa que todos esperamos tu presencia lo veo el programa pero sin ti no es lo mismo vuelve pronto y muchas felicidades.

  5. Muchas Felicidades Milagros ! Cuanto me alegra que estés disfrutando de tus bebitos y de tu familia y amigos en general muy merecido pues eres un ejemplo a seguir!Sigue con tus decretos y tus experiencias y ganas de vivir.Se feliz cada día. Muchos besoss.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *