Menu
X
El Post ha sido enviado

Enviar a un amigo

Carta de una hincha a Paolo Guerrero

por: Milagros Leiva 14 Mayo, 2018.

Lima 14 de mayo del 2018

 

Estimado Paolo,

 

No quiero estar en tus zapatos.

Te juro.

No quiero imaginar tu dolor y creo que hoy no existe una sola palabra que pueda consolarte. Estás en tu momento más oscuro, como acabas de decir y todos tus hinchas estamos igual de apenados. Después de ver tu video declarando solo pienso y siento que el tiempo se encargará de curar tu herida. Esta injusticia te dolerá toda la vida, pero el tiempo es sabio y tú eres un guerrero, un hombre que no se rinde y que corre hasta que escucha el pitazo final.

 

Nunca te he visto en persona, no te conozco, ni siquiera me he cruzado contigo, tampoco te he pedido una foto como hincha agradecida. Confieso que te he querido entrevistar mil veces, pero nunca he podido llegar a ti. Solo te he visto jugar, solo te he aplaudido y defendido hasta el final. Sé de tu historia a través de tu madre, de tu sonrisa cuando metes goles. Sé que no te dejas vencer. Sé que te has preparado desde niño para alcanzar un mundial y hoy te han dicho que no estás invitado a Rusia 2018, esta fiesta a la que tanto nos ayudaste a llegar. Eso quería decirte, que a pesar del dolor que me causa saber que no estarás me reconforta saber que sí amaste nuestra camiseta, que sí defiendes tu honor hasta el final y que hiciste lo que tanto pedíamos hace 36 años: volver a un mundial.

 

Te dirán mil veces que te equivocaste, que jamás debiste ir a ese tribunal del TAS, que con la sanción de seis meses que te impuso la FIFA te hubieras contentado y que ya estarías vistiendo otra vez la camiseta de la selección. Te dirán que no debiste, que pecaste por no aceptar la sanción, pero en tu conciencia queda que hiciste lo correcto y con eso nos basta. Gritaste que eras inocente y que irías hasta el final y hoy has perdido, pero nos queda tu lección. Solo tú sabes lo que ocurrió y hoy todo un país ha aplaudido tu coraje, tu manera de ser . Quizá no sirva de nada decirte que somos millones los que te abrazamos y sostenemos a la distancia, pero ojalá te entibie un poco el alma. Cuando te sientas perdido, cuando creas que ya no puedes más con esta frustración solo cierra tus ojos tranquilo porque todos los peruanos sabemos cuánto peleaste en la cancha. Paolo, tú luchaste como el mejor de los guerreros y eso lo tenemos registrado en el corazón. Ahora un equipo de jóvenes guerreros han tomado la posta y seguirán tu ejemplo, en tu nombre, en el nombre del Perú.

 

Hace poco entrevisté a Gareca, le pregunté por el gran dolor que guarda en su alma, él nos había eliminado con un gol en 1986 y a pesar de todo no fue convocado para ir a ese mundial. Quedó partido en dos, devastado. Pero en esa entrevista me confesó algo que comparto: el carácter, la fortaleza de una persona, se va cuajando con las adversidades. Te imagino igual de partido, con este disparo de nieve en el alma, con esta patada injusta en el centro de tu ilusión. Soy más vieja que tú y he aprendido una sola cosa de tanto caer: el dolor abruma y desborda, es verdad; pero el tiempo y el amor acomodan las cosas y sanan las heridas. El amor limpia, adormece cuando se sufre y tú querido Paolo tienes el inmenso amor de tu madre que hoy como una leona herida de muerte ha salido a defenderte. Creéme, su dolor ha sido compartido por millones de peruanos.

 

Eso quería decirte, Paolo. Que tienes el amor de un país, la gratitud de un pueblo y el respeto de unos compañeros que estoy segura con cada gol que metan en Rusia pensarán primero en ti. Sabemos que este era tu primer y último mundial por la edad, lo sabemos y por eso nos duele tanto. Y por eso hoy te abrazamos tanto. Fuerza Paolo, solo eso: fuerza.

Lo otro que he aprendido es que todo pasa, Paolo. Todo se aquieta. Incluso en la oscuridad más tenebrosa hay espacio para la luz. Lo único que no tiene solución en esta vida es la muerte, después todo sirve para aprender y sacar lecciones, para hacernos más fuertes. Estás vivo, Paolo Guerrero, vas a volver a jugar. Vas a volver a sonreír. Hoy tienes que llorar como estamos todos los hinchas, apenados, frustrados, pero vamos a levantarnos. Tus compañeros saben de tu garra y entrega, el Perú lo sabe y en el mundial vamos a demostrarlo.

Gracias capitán por todo lo que has hecho, estás en el corazón de todos los hinchas que sí creíamos que era posible regresar al mundial después de tantos años. Gracias, solo eso. Gracias por tus goles y tu lucha en cada partido. Por tu coraje. Has entregado tu niñez y juventud al fútbol, como ha narrado tu madre, hoy estabas entregando la madurez de tu talento cuando te estrellaste con un capítulo que no estaba en tu libro, el consuelo (si cabe uno) es que siempre hay tiempo para reescribir la historia. Tu historia de resurrección comienza ahora Paolo Guerrero. Has luchado por tu HONOR, por esa palabra que ya no se usa y en la que pocos creen. Has defendido tu honor y te han herido de guerra, pero que sepan todos que no te han destruido. Has dicho que vas a luchar hasta el final. Yo te creo.

Una respuesta a “Carta de una hincha a Paolo Guerrero”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *