Menu
X
El Post ha sido enviado

Enviar a un amigo

Amor por tres

por: Milagros Leiva 26 Septiembre, 2017.

Algunas madrugadas son extremadamente agotadoras, lo confieso. Mis bebitos todavía no duermen de corrido como algunas madres me cuentan alegres. “Mi hijo durmió antes del año de diez de la noche a siete de la mañana sin despertarse, tomaba su último biberón a las diez y simplemente dormía”, así me han contado varias amigas y yo las he mirado con cara de sueño. No es mi caso y cuando los dos despiertan a la vez y me arman el alboroto del barrio, vivo la peor de mis pesadillas. Tengo que admitirlo.

 

Si por ventura, o sabe Dios qué, Joaquin y Antonia despiertan al mismo tiempo o demoran en dormir dando gritos de tan cansados que están todo está perdido para mi agotada vida. Termino mareada, meciéndolos, sentada, incluso rezando para que se duerman. Me he visto a mí misma la otra noche rogándole a mi hija de año y cinco meses que por favor duerma porque estaba absolutamente exhausta. Y ella y su hermano que entienden todo no me hicieron caso y siguieron con ganas de que yo los pasee en mis brazos adormecidos. No es fácil, lo juro. ¿Por qué hay bebes que duermen de corrido y otros que no?

 

El llanto desconsolado de un bebé puede atacar de nervios a cualquiera. Ya me pasó. He peleado con mi madre rogándole que no se meta, que me deje sola en el cuarto con mis hijos, que está bien que ella sea la abuela, pero que ya no les diga que ella les hará dormir porque los distrae mientras los acuno. Debo aclarar además que las abuelas pueden ser extremadamente pesadas porque ellas asumen que lo saben todo, que nosotras sus hijas somos una nulidad y que pobre sus nietos porque les hacemos llorar. Literalmente. No quiero ni pensar cómo será la vida de quienes viven en casa de los suegros con bebes incluidos, me desmayo. Imagino a todos metiéndose y comentando mientras la mamá agotada solo pide tregua.

 

Pero volvamos al sueño que de avatares con los abuelos escribiré después.

 

Yo me considero una persona que antes de parir dormía incluso con un camión al costado. No hay nada más que me guste en esta vida que dormir. Ahora todo ha cambiado y he ingresado en un círculo que me envuelve todos los días. Mis mellizos lloran, los consuelo, los vuelvo a cargar, se enojan, les canto, me abrazan, susurran, duermen, se vuelven a despertar, juegan felices, comen, vuelven a llorar, corren como robots, gritan, vuelven a reír, duermen y otra vez despiertan y así hasta el infinito mientras escucho por toda la casa mamá, mamá, mamá. Y lo mismo yo, me levanto entre el asombro y la alegría de tener a mis hijos aunque el cansancio físico me tenga bostezando a cualquier hora del día. Y son dos, me dicen, y son dos a la vez, suspiran conmigo. ¿Cómo haces? Me preguntan casi consolándome y yo bostezo agotada, pero feliz y feliz me vuelvo a dormir y así todos los días desde hace un año y cinco meses en que los vi por primera vez. Para colmo de remates Joaquin duerme como yo, habla dormido, habla en sus sueños, incluso hasta ríe. Al lado su hermana apenas se mueve, duerme tan quieta que más de una vez me he quedado pegada a su costado para ver si está respirando. En realidad todas las madres nos pegamos todas las noches a nuestros hijos para ver si están respirando. Es lo más normal y no, no estamos locas, solo estamos tratando de sacar adelante a nuestras crías.

 

Cantar, leer cuentos, susurrar, todo funciona, pero sobre todo creo que es vital decirle al bebé que estamos cerca, que pueden dormir, que pase lo que pase siempre estamos cerca, incluso si no nos ven. Eso intento y eso me resulta. No me interesa levantarme cien veces (jamás son cien veces) ni correr a la cuna más de una vez en la noche; quiero que mis hijos sepan que si algo les molesta o preocupa o inquieta cuentan conmigo y quiero que sepan que desde el inicio de sus tiempos ellos tienen voz propia. Que no duermen solo porque impongo un horario y disciplina sino porque ellos entienden que si duermen bien podrán estar despiertos al día siguiente con mejor ánimo y mucha alegría. Creo que la independencia de mis hijos comienza incluso en esos llanto que pueden llevar a confusión. No es que mis hijos dependan de mi para dormir, es con su llanto que ellos me preguntan: ¿mamá, estás allí? Por eso me rebelo y condeno a todos los adultos que dejan llorando en las cunas a sus bebes, porque les están diciendo desde el día uno que no importan, que lo necesitan tampoco importa. Si estás con hambre, si estás mojado, si quieras sentir un poco de calor no importa y eso me rebela y me causa un profundo pesar por esos bebes que solo pueden comunicarse a través del llanto. Será por todo esto que me levanto una y otra vez aunque esté mareada a decirle a mis bebés que todo está bien. Que ellos y yo estamos cansados y que mejor dormimos y que estamos juntos, cada uno en su cama, siempre juntos y que yo me quedo cerca cuidando sus sueños y ellos cuidando el mío y que así será nuestro amor por tres. Eso pienso cuando me arrullo sola en mi cama, cuando me encojo en posición fetal y los escucho suspirar en el otro cuarto, en sus cunas, diciéndome a la distancia y con un silencio que solo los tres entendemos que también me duerma, que ellos están cerca, que me puedo acostar para luego levantarme y así al infinito. Acostarme y levantarme en el nombre del amor, ¿qué más puedo pedir?

3 respuestas a “Amor por tres”

  1. Todas las mamás pasan por eso, no has probado darles manzanilla o wawasana “dulces sueños”es muy bueno en infusión y no está contraindicado, en lugar de agua como un refresco con un poquito de azúcar o miel, espero te sirva y puedas dormir un poquito mejor, bendiciones y besitos…😴😇😇

  2. Hay una espuma líquida d johson q se hecha agua q los bañas..pero no deberían despertarse..si ya tienen 1año meses..Yo nunca pase x eso..mis nietas tampoco..les daba dormidas último.biberon y ni prendía la luz dormidos..a las 10.30 pm.los ponía boca abajo y dormían hast 6 am !! Preguntale al pediatra !!

  3. Wua.mi padre politico siempre me dijo q los niños son fuente de energia, a mas trajin menos cansados estaran, yo tuve 2 un varon q se dormia a partir de las 7 pm.en donde este y la niña q tenia el ojo muy duro ( ahora son grandes),es muy relativo luchar cobtra eso es parte de su naturaleza, asi q a disfrutarlo es parte de lo q te ha tocado vivir , lo importante es q saben q estan juntos y tu muy atenta a lo q se requiera, saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *