Menu
X
El Post ha sido enviado

Enviar a un amigo

Una dieta balanceada tiene efectos antienvejecimiento

Entrevista a: Domingo Carrera 11 Febrero, 2016.

Domingo Carrera

Médico internista y especialista en nutrición y diabetes.

 

"Una dieta balanceada

tiene efectos

antienvejecimiento"

 

Una de las expresiones que Domingo Carrera escucha más seguido en su consultorio miraflorino es: “¡doctor, he ganado 5 kilos de la nada!”. Lidiar con la frustración de sus pacientes no es tarea fácil, menos aún cuando se trata de mujeres arriba de los 40 años de edad.

 

¿Qué pasa con el cuerpo de una mujer a partir de los 40?

Se producen cambios propios de la mitad de la vida, ya sea por desgaste o por adaptación del cuerpo. Algunos cambios se van produciendo antes pero se empiezan a hacer más notables a partir de los 40. Por ejemplo, mientras el metabolismo hacia los 25 años es más activo, en los 40 pega un bajón bastante importante.

 

¿A qué se atribuyen estos cambios?

Básicamente a las hormonas. Por ejemplo, la melatonina, que se encarga de regular los ciclos de sueño y vigilia, es una hormona que se va produciendo cada vez menos a partir de esa edad. Podría ser que notemos que durmamos menos horas. Otra que va decayendo es la hormona del crecimiento y esta caída sí tiende a incentivar los cambios de envejecimiento. Se manifestará en la piel y al interior del cuerpo.

 

¿Cómo sopesar estos cambios a través de la alimentación?

Ya que el cuerpo empezará a quemar menos grasa, habrá que ajustar algunos alimentos, que no sustituyen el efecto de estas hormonas, pero que tiene efectos anti envejecimiento, como lo son los famosos antioxidantes.

 

¿Estos serían?

Primero están los omegas; 3, 6 y 9, que están básicamente en los pescados oscuros como salmón, trucha, atún, caballa, jurel, bonito. También están en los frutos secos como nueces, pecanas, almendras, maní, castaña. Y en aceites como el de oliva y sacha inchi, y también en la palta. Estos omegas actúan sobre todo en la protección del sistema cardiovascular (arterias y corazón). Otro grupo son la riboflavonas que están más en el mundo vegetal, desde el resveratrol, que está presente en la uva y el vino, y luego en los frutos rojos; fresa, frambuesa, arándanos, todo los ‘berries’. En las verduras también hay muchísimos componentes antioxidantes, las más populares son la espinaca y el brócoli, la mayoría de las verduras verdes.

 

¿Qué hay de las vitaminas?

Con el tiempo el cuerpo va absorbiendo un poco menos, como la Vitamina C, que de las vitaminas es la más antioxidante, junto con la Vitamina E. Entonces, para no tener un déficit de éstas, sí conviene aumentar su consumo, y siempre es mejor hacerlo a través de los alimentos. Pero en algunos casos, pese a consumir un alimento en una cantidad adecuada, nuestro cuerpo necesita un poco más de determinada vitamina, ahí es donde entra el suplemento. Otra vitamina, que no es inherente a hombres y mujeres, y que decae a partir de los 40, y es la Vitamina B 12. Su carencia nos puede traer problemas, especialmente del sistema nervioso. Los síntomas son cansancio, hormigueos, adormecimiento de manos y/o pies.

 

¿Y el calcio?

Éste también se acelera a raíz de la menopausia, el calcio y la vitamina D. Aunque los consumamos a través de los alimentos, el tema es que el hueso va perdiendo la capacidad de conservar el calcio. Y es que una de las funciones del estrógeno es impedir que el calcio salga del cuerpo, pero cuando esa hormona se va al piso, entonces el hueso se queda desprotegido. Por eso a partir de los 40 años, recomiendo hacerse una densitometría ósea y suplementarse con calcio más Vitamina D pues ésta lo fija en el hueso. Existe un gran mercado de suplementos

 

¿Cómo enfrentarnos a esta oferta?

Hoy en día hacen compuestos artificiales de vitaminas y minerales que pueden ser muy buenos, pero no es lo mismo que lo natural. Por ejemplo, tomas un vitamina C de 1 gramo, pero en el cuerpo solo se queda un 33% y el resto se va por la orina. En cambio, te tomas un jugo de naranja natural y se quedará todo en el cuerpo. Los sistemas de asimilación del cuerpo están más preparados para que la absorción sea más óptima cuando viene a través del alimento, sólo se recomienda echar mano a los suplementos cuando el alimento no es suficiente. Tomar demasiados suplementos,

 

¿Puede ser contraproducente?

Sí. La gente tiene la idea falsa de que las vitaminas y minerales son inofensivas y la verdad es que, según cómo se consuman, pueden traer muchos problemas. Yo he llegado a tener un paciente que era de los que compraba todos los suplementos, se traía las mejores marcas de Estados Unidos, y llegó a tener una hepatitis por tomar tanto suplemento. Como todo se metaboliza en el hígado, el exceso le generó esta inflamación. No necesitamos todas las vitaminas que nos venden, eso es parte del marketing de una industria millonaria. Los mismos creadores de las vitaminas crean las necesidades.

 

¿Qué hace cuando una paciente viene y le dice ‘Ay, doctor, se me está arrugando todo’?

Hay una serie de alimentos que pueden ayudar, pero no sustituyen el efecto de estas hormonas. De hecho frenar esos cambios pasa por consumir esas hormonas. Aunque con la hormona del crecimiento podría haber consecuencias negativas porque si de pronto había una posibilidad de que apareciera un cáncer, esto puede estimular su crecimiento. Hay que tomarlo con pinzas. Algo que sí ayuda es la biotina. A raíz de los cambios hormonales que se van produciendo hay más caída de pelo, se seca la piel y las mucosas. Pero con alimentos y vitaminas se puede contrarrestar. Por ejemplo, la biotina es una vitamina muy buena para la piel y las uñas. No se encuentra en muchos alimentos, por eso se recomienda el suplemento. Por otro lado, el colágeno también puede ayudar.

Lidiará con mujeres que le dicen: ‘doctor, ayuda, mi marido ya no me mira’, esas cosas…

Bastante. La mayor demanda para ayudarse con un especialista viene de mujeres entre los 45 y 55 años de edad. Es muy común la mujer que siempre tuvo buenos hábitos de alimentación y de vida, pero que por los cambios hormonales ven que estos ya no surten el mismo efecto. La expresión clásica es: “Doctor, me he ganado 5 kilos de la nada”, no entienden que cambios involuntarios a ellas son los responsables de esa dificultad para mantenerse.

 

¿Una dieta vegana o vegetariana ayuda?

Una dieta balanceada es la clave. El vegetarianismo es una forma de alimentarse que además de productos vegetales, se consume lácteos, huevos y harinas. Ellos pueden tener una alimentación totalmente sana, no hay crítica alguna. Al no recibir suficiente proteína porque no consumen carne, se puede suplementar con soya y menestras variadas. La B12 la pueden cubrir a través de lácteos y huevo. En algunos casos el vegetarianismo es hasta recomendable. Eso sí, todo vegetariano debe de ser muy responsable con su alimentación e informarse bien al respecto. El veganismo sí lo considero un extremo, no es balanceado ni saludable. La B12 es imposible obtenerla. Conozco a dos personas veganas muy estudiosas y responsables con su alimentación, y que deben de inyectarse esa vitamina. El problema empieza cuando las personas, jóvenes en particular, lo usan como una moda y terminan cayendo en una alimentación deficitaria pues es muy fácil.

 

-------

Domingo Carrera. Médico internista y especialista en nutrición y diabetes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *