Menu
X
El Post ha sido enviado

Enviar a un amigo

Las personas etiquetamos demasiado

Entrevista a: Pedro Reyes 14 Marzo, 2016.

Pedro Reyes

Psicoterapeuta

 

“Las personas etiquetamos demasiado”

 

“Los 40 pesan”, “Ya no hay vuelta atrás”, “Soy una tía”, “Me veo más canas, más arrugas y la celulitis se me rebalsa”, “Ahora sí no habrá quién me mire”. Éstas son solo algunas de las frases que solemos escuchar de las mujeres que están por cumplir 40 años o que acaban de cumplirlos. Para muchas es como si la vida se hubiera empañado con una neblina que les corta la vida en dos. Lo que muchas no ven es que dicha angustia es solo consecuencia de creencias que corresponden a décadas de frases hechas, frases que hoy ya perdieron actualidad.

 

¿Por qué se dramatiza tanto cumplir 40 años?

Porque etiquetamos demasiado. Las palabras se fusionan con una imagen mental, una representación que no necesariamente corresponde y la gente no se da cuenta que hace eso. ¿Cuántas actrices de Hollywood tienen más de 40 años y son sex symbol? Si al pensar en 40 años, pienso en Angelina Jolie o en Madonna, que tiene más de 50 y tantos, entonces probablemente una mujer de 40 la pasará mejor.

 

¿Qué pasa con el número 40 que marca un antes y un después?

Ese número. Hay muchos significados personales, pero al pensar que el doble es 80, como que la mujer llega a un hito psicológico, además se da cuenta de que el tiempo no se puede detener. Tal vez el número 40 golpea porque se sabe que ya no hay vuelta a los 20 ni 30.  En la segunda parte de la vida se siente que el tiempo pasa más rápido porque se tiene una rutina y no se suman actividades diferentes. Ahora, depende de cada uno. Mientras más experiencias nuevas se busquen, más descubrimiento, más aprendizaje, menos aburrimiento, menos frustración. Si vas a cumplir 40, es mejor que rompas la imagen mental negativa que tienes sobre la edad y te pongas a hacer cosas.

 

¿Que recomiendas hacer?

Cosas que vayan con tus valores, condiciones de felicidad. La gente es feliz en la medida en que realizan actividades que le dan sentido a su vida. Si alguien tiene una vocación religiosa y hace cosas espirituales, será muy feliz; si alguien está luchando contra la violencia hacia la mujer y está en eso todos los días, te dirá que es feliz. Si hay un músico pobre, pero que se dedica a hacer música, probablemente sea feliz. Mientras más te ocupes de cosas que te dan sentido de importancia y mientras más coherente sientas que eres con tus valores, serás más feliz que una persona que trabaja 8 horas diarias con un extraordinario sueldo, pero que no soporta ni lo que hace ni a la gente a su alrededor.

 

¿Cómo despertar del conformismo?

Ese es otro punto: hacerte responsable. Las personas que están culpando al mundo, al país, al matrimonio, a los padres, a los chicos, a los taxistas, a condiciones extrañas a su felicidad, no son felices. Las personas que sienten que no pueden luchar contra el mundo y que el mundo las martiriza, entonces son personas muy infelices: reniegan mucho, son pesimistas, se abaten mucho.

 

¿Cuáles son las principales frustraciones de una mujer a esa edad?

Tengo varias. Una es querer lo que no se tiene. El mayor error que veo que la mujer comete es que tiene un comparador permanente en su cabeza que las destruye. Es decir, si te pasas comparando tu vida, tu suerte, tu marido, tus hijos, tu cuerpo, tu perro, tu casa o tu camioneta, lo más probable es que seas muy infeliz. No compares tanto con lo que tienen otros y observa con quién comparas. Otra frustración común es el peso. No hay mujer que esté contenta con su imagen corporal. Puedes hacer un drama de tu peso y convencerte de que estás horrible o puedes aplicar preferencias versus demandas. Es decir, ‘preferiría estar más delgada. Ahorita no lo estoy, pero puedo ser feliz con lo que tengo y puedo tener lindo sexo con mi pareja, puedo ser coqueta y sacar la femineidad de mi cuerpo’. Y si estar delgada realmente es un objetivo, entonces hazte cargo.

Otra queja popular tiene que ver con el bienestar emocional, académico, social y la salud mental de los hijos. Muchas veces la mujer tiene una especie de proyecto social y tiene que hacerse cargo de sí misma y de su familia. Se olvida que los chicos tienen que aprender a que no todo es maravilla, que tienen que resolver problemas por ellos mismos y en eso radican muchas de sus frustraciones. Las madres fomentan mucha ansiedad en sus hijos y por ende en ellas mismas.

 

¿Cómo alcanzar un estado de felicidad?

Una mujer a los 40 puede ser más feliz si acepta que ella es la responsable de su vida y que las decisiones fundamentales de vida las toma ella. En lugar de comenzar con que mi marido es así y que mis hijos no son asá, siempre hay una forma de verlo diferente. Una vez más, hazte cargo.

Hay consecuencias importantes en el control mental. Cuando no tienes lo que quieres, es mejor querer lo que tienes y sacar cosas positivas de las negativas. Claro, todos quisiéramos el doble en nuestra cuenta bancaria, menos arrugas, más amor, más cariño de nuestras amigas, más belleza física, más éxito profesional, más dicha de nuestros hijos, más, más y más. Y si tuvieras más, probablemente estarías pidiendo lo mismo, más. Hay que aceptar y querer lo que tenemos. El británico Windy Dryden, una autoridad en terapia racional emotiva y coaching cognitivo, enseña a comprender que las circunstancias no determinan tu bienestar sino tu actitud frente a las circunstancias.

 

¿Entonces la frustración pasa por el tener y no tanto por el ser?

Es preferible ser que tener y es preferible ser ahora en términos de acción. Por ejemplo, muchas dicen ‘Soy una mujer complicada’. A veces los pensamientos nos convencen de realidades que no existen. Es preferible ser aquí y ahora y no etiquetar. Es decir, hoy me compliqué en esto, otros días no me complico. Debemos de tener en cuenta que pensar en que fuiste, eres y serás complicada es una trampa, es un corsé que poco a poco va minando tu sensación de bienestar.

 

En breve:

1. Si tu imagen de la idea mental de una mujer de 40 es una imagen negativa, obviamente te sentirás mal. Idealiza esa imagen con mujeres ilustres de 40 y verás cómo te sientes. Recomiendo buscar en Google ‘Mujeres de 40 años’ y encontrarás modelos regias, escritoras fantásticas, tremendas profesionales de esa edad. Las mujeres a esa edad tienen muchas ventajas porque ya no tienen las ansiedades de los 20s y los 30s, tienen una mente más abierta, tienen experiencia de vida. A esa edad puedes combinar la belleza con la inteligencia y la experiencia. Incluso, se hablaba hace años que la mujer a los 40 goza mejor el sexo, porque la mujer crece con el tabú y todo eso. Luego ya son capaces de vivir su sexualidad con más independencia y libertad.

 

2. Pregúntate qué necesitas hacer para ser más feliz y qué estás haciendo que sea coherente con los valores que te den sentido.

 

3. Hazte cargo, acepta que nadie se ocupará de tu vida mejor que tú. Esto implica algunos cambios, como sacar cosas buenas de las malas, cambiar tu filosofía de vida y buscar preferencias en lugar de demandas. Otra cosa, observa tus emociones.

 

--------

PERFIL DE NUESTRA ENTREVISTADO

* Pedro Reyes es director del Instituto de Terapia Racional Emotiva (ITRE) y psicoterapeuta cognitivo, coach y supervisor certificado por el Albert Ellis Institute de Nueva York.

*Para los interesados,  Windy Dryden estará en Lima ofreciendo talleres el 30 de abril y el 1ro de mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *