Menu
X
El Post ha sido enviado

Enviar a un amigo

La menopausia es un despertador

Entrevista a: Angélica Del Castillo 11 Marzo, 2016.

Angélica Del Castillo

Ginecóloga de la Clínica San Pablo.

 

 “La menopausia es un despertador

 

La palabra menopausia suele generar anticuerpos, una especie de urticaria mental que tuerce ceños cada vez que el tema surge. Pero no todas las mujeres experimentan los mismos síntomas. De hecho, hay quienes reciben esta etapa con brazos abiertos, ya sea porque se prepararon para ella o porque trae un significado más elevado para sus vidas, tal como lo explica en esta entrevista la doctora Angélica del Castillo, ginecóloga y practicante de medicina integral femenina.

 

¿Cómo se puede ver a la menopausia desde un ángulo positivo?

En nuestra sociedad la menopausia es una especie de tabú, pero no tiene por qué serlo. Desde la antigüedad se ha producido la menopausia como una etapa propia de la fisiología femenina que, normalmente, ocurre alrededor de los 48 años de edad y que consiste en el paso de la etapa productiva a la no productiva. Eso genera cambios, así como los hay de la niñez a la pubertad, de la pubertad a la adolescencia, etc. Entonces los ovarios dejan de funcionar como venían haciéndolo y dejan de producir hormonas. Según los antiguos, las mujeres que alcanzaban esta etapa, pasaban a pertenecer al consejo de las mujeres sabias. Si lo viéramos desde este ángulo, probablemente aceptaríamos esta fase con mayor naturalidad. De hecho los chinos le llamaban la etapa de la segunda primavera. Cuando entras a la menopausia dejas de dar vida física, pero en esta nueva etapa también das vida, solo que en otro plano: vida emocional, sentimental, conocimientos en base a la experiencia.

 

¿Cómo afecta emocionalmente a la mujer el saber que una de las funciones que le dio la naturaleza, se ha extinguido?

Empiezan a generar angustia, frustraciones y caen en un círculo vicioso que puede llevar a la depresión. Pasa mucho que en esta época viene el fenómeno del nido vacío; los hijos se van y muchas mujeres que no tienen otra ocupación, se quedan solas y no saben qué hacer. Entonces sufren mucho, se cuestionan, “¿qué pasó con mi vida?”, piensan que lo femenino es sólo criar hijos, cocinar, cuidar al marido y no es así. Es en esos casos extremos donde muchos médicos las refieren al psiquiatra. Nosotros, como practicantes de la medicina integral y holística, no mandamos a nadie al psiquiatra, lo que hacemos es orientarlas porque es en esta etapa cuando la mujer empieza a darse cuenta cuál es el reloj de su vida.

 

¿De qué manera las orienta?

Si la mujer llega desprotegida y no educada a esta etapa de su vida, siente que nadie la quiere ni la aprecia y se aísla. Yo les explico que lo femenino es congregar, unir, ser el centro. Muchas mujeres se dedican a trabajar mucho, pero lo recomendable es dedicarse tiempo a uno mismo, encontrarle sentido a su vida, preguntarse ¿qué dejé de hacer antes? Tendemos a atarnos cadenas y nos justificamos diciendo “no tengo tiempo”. Así, ¿cómo vas a tener tiempo para ti misma? Es la época de la reflexión, de recopilar todas tus experiencias y hacer cosas como nutrirse con ideas positivas, buenas lecturas, ejercicio, buena alimentación, conversaciones agradables y buena compañía.

 

¿Cómo trata usted el aspecto físico de sus pacientes?

Lo que más molesta son los bochornos (calores), que afecta hasta a un 80% de mujeres. Hay quienes los sienten antes de la menopausia, otras durante y con otras los bochornos se quedan el resto de su vida. De ese 80%, solo el 30% acude al médico porque altera su calidad de vida. Entonces aquí les hacemos muchas preguntas respecto a su alimentación, su actividad física, su ocupación, cómo fue su primera regla, cómo fue su primer parto, y también preguntamos si tuvo depresión post parto o si tuvo otros estados depresivos. El estrógeno es la hormona femenina que mantiene el equilibrio en todo el cuerpo, desde la piel y cabello hasta las uñas, la memoria y la digestión. Cuando se acaba, en algunas mujeres ocurre una catástrofe. 

 

¿Qué incluye esta “catástrofe”?

Se magnifican emociones que pueden haber estado latentes. Los síntomas son llanto fácil, sensación de angustia, trastornos al dormir, irritabilidad, intolerancia, impaciencia. Entonces debemos de cuidar mucho a quien haya tenido tendencias depresivas. Dicen que el deber de todo ser humano es buscar la felicidad, que éste no es un estado permanente, ojo, sino que se trata de buscar la armonía en todos tus planos; desde el físico hasta el más profundo. Se trata de aceptar y llevar de la mejor manera la vida que te ha tocado vivir, así podrás irradiar tu felicidad al resto de las personas. De eso se trata. Y por ello nuestro enfoque holístico al tratar la menopausia, y también al prevenirla.

 

¿Cómo se aplica?

Practicando la prevención desde la pre menopausia con una alimentación balanceada y teniendo mayor actividad física. El ejercicio genera endorfinas, una sustancia natural que produce bienestar. Con solo caminar o bailar ya estás generando endorfinas. Sonreír también ayuda. En cuanto a la alimentación, durante la menopausia hay una deficiencia en la ingesta de muchos nutrientes, como el magnesio, el zinc, el manganeso, entre otros minerales, entonces hay que prestar atención a eso. Por otro lado, es importante evitar los azúcares porque el estrógeno regula el metabolismo de las grasas y los carbohidratos, y de no cuidarse, uno engorda de la cintura. El resto del cuerpo se pone flácido porque disminuye el colágeno de los tejidos y los músculos se aflojan, por eso se recomienda hacer ejercicio. Dormir bien también es fundamental.

 

Tomando en cuenta que cada vez más mujeres incorporan estos consejos a sus vidas, ¿se ha visto que la edad de la menopausia haya variado?

Diría que se está prolongando, por los cuidados que están teniendo cada vez más mujeres. Vemos que están menstruando hasta los 50, 52 años. Por otro lado, la maternidad también se está prolongando, hay muchas mujeres que recién a los 46 o 48 años están siendo madres, eso también hace que su periodo de menopausia llegue después.

 

¿Diría que, más allá de ser una fase fisiológica, la menopausia es un despertar a la conciencia?

Claro que sí, la menopausia es un despertador. Hay mujeres que después de veinte años de matrimonio se divorcian porque se dan cuenta que algo falta, se cuestionan “¿qué he hecho de mi vida?”. Se dan cuenta de que estuvieron sometidas y ahora quieren vivir plenamente. Por eso nuestra labor no solo incluye atender las deficiencias fisiológicas y reemplazar hormonas en caso sea necesario. Además existe todo un camino en el que debemos de orientar a la dama a que vea todos sus planos; físico, mental, emocional, psicológico y sexual, y así poder equilibrarlos.

 

* La Dra. Angélica del Castillo es ginecóloga en la Clínica San Pablo. Su práctica incluye la medicina integral femenina. Es miembro del Instituto Medicina Bioenergética Seraphis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *