Menu
X
El Post ha sido enviado

Enviar a un amigo

Debemos erotizar la mente, algo que nadie considera importante

Entrevista a: Giulia Cunningham 25 Febrero, 2016.

Giulia Cunningham

Psicoterapeuta Racional Emotiva.

 

“Debemos erotizar la mente, algo que nadie considera importante”

 

La sexualidad, según la psicoterapeuta sexual y de pareja Giulia Cunningham, es la función reproductora, el desarrollo físico, el género y la imagen corporal. Es tan natural como el resto de funciones del cuerpo, solo que al estar asociada a muchos fenómenos emocionales y de conducta, marca de manera muy particular a cada ser humano.

 

¿Cómo viven su sexualidad las mujeres a partir de los 40 años de edad?

No todas somos iguales y no todas vamos a llegar a los 40 de la misma manera. Dependerá mucho del estado en el que está tu cuerpo, qué tan cuidado lo tienes, el peso, la alimentación, el grado de ejercicio, el nivel de estrés, etc. Por otro lado, los niveles de hormonas empiezan a cambiar a partir de esa edad y es cuando empezamos a hablar de la menopausia, como algo precoz a los 40 y en un estado tardío hacia los 60.

 

¿En qué medida la menopausia afecta la sexualidad?

Además de provocar cambios de humor y sudoraciones, genera una disminución del deseo sexual. Muchas mujeres sufren de sequedad vaginal y con ello se da mucho disconfort al momento de tener relaciones sexuales y, por ende, la mujer suele volverse evasiva con su pareja.

 

¿Qué hacer en ese momento?

Lo más importante es hablar con tu pareja, explicarle lo que está sucediendo. Hay métodos para ayudar con la lubricación, hay geles y perlas lubricantes, se puede tomar estrógenos en caso se quiera ingerir hormonas, siempre consultando primero con el médico. Pero definitivamente el primero con quien se debe de conversar es con la pareja para evitar que ésta sienta rechazo o que se lo tome personal. También es importante tener presente que los hombres también experimentan cambios; su erección no durará con la misma firmeza con la que duraba cuando tenía 30 años, su nivel de eyaculación será menor, no podrán tener dos rondas en una sola noche, la distancia entre un coito y otro será mayor y si toman un par de copas, probablemente ni tendrán una erección.Se dice que los 40 es el mejor momento de la mujer.

 

¿La sexualidad tiene que ver con esta creencia?

Muchas mujeres a esa edad ya no tienen que preocuparse por el embarazo, entonces la sexualidad se puede disfrutar con mayor naturalidad y libertad. Alrededor de esa edad la mujer suele estar más consolidada con su pareja, normalmente ya no hay bebes lactantes ni niños paseando por la casa, claro, eso dependerá de la edad a la que los tuviste. Pasa también que suelen tener mayor estabilidad económica y por ende más tranquilidad, entonces se vive la vida con mayor plenitud, y de paso su sexualidad. Hay quienes piensan que porque uno alcanza cierta edad ya no tiene relaciones y es mentira, uno puede tener relaciones hasta el día en que se muera. Es cierto que hay mujeres que se ven mejor a los 40 que cuando eran más jóvenes, eso es un reflejo de cómo están ellas con su vida, si se realizaron o no, cómo se sienten emocionalmente, físicamente, etc. Si tuviste una buena sexualidad a los 30, probablemente también la tengas a los 40 y a los 50, tal vez mejor aún, todo depende de uno mismo.

 

¿A qué te refieres?

A que tener una buena vida sexual también dependerá de erotizar tu mente, algo que nadie considera importante. Claro, no vas a pensar todo el día en cosas sexuales, pero por qué no ver una película o leer un libro que estimule tu cabeza y así, cuando llegues a casa, te provoque estar con tu pareja en lugar de andar pensando en el hijo, el colegio, la presentación… de esa manera nunca pensarás en sexo.

 

¿Cómo vive su sexualidad una mujer soltera?

Depende del circulo en el que esté, cuántos amigos tiene en su misma situación, si es una persona activa que le gusta salir de bares o si le gusta quedarse en casa con los hijos o la mascota. Hoy los prejuicios respecto a tener una pareja eventual son menores, pero también sucede que la gente lo mantiene más en secreto. El prejuicio se mantiene cuando uno no está en determinada situación, y si de pronto se encuentra en ella, se da cuenta de que tener una pareja de una sola noche a los 20, 40 o 50 años es normal, lo único que al ser madre, habrá que cuidarse un poco más por los hijos.

 

¿Ves a muchas mujeres frustradas con su sexualidad?

Muchas llegan con creencias emocionales como “yo no debo como mujer ser coqueta”, “no debo tener una pareja eventual”, “no debo de tener relaciones antes de casarme”… vienen con demasiados “yo no debo”, que se le atribuye mucho a la sociedad en la que vivimos. Esos prejuicios son falta de educación e información. Hay mujeres que llegan a mi consultorio pensando que el sexo es lo peor del mundo y que el goce es solo para el hombre. Muchas me dicen “pero él ya está satisfecho” y yo les respondo “¿Y tú qué?”, y son mujeres que tienen 50 años de edad, que nunca han tenido un orgasmo pero tienen 2, 3 y hasta 4 hijos. Ellas nunca se mandaron a explorar su sexualidad, siguen creyendo que es un territorio del hombre, pero la verdad es que la gran mayoría de juguetes sexuales –vibradores, dildos, etc- están orientados a la mujer.

 

¿Dentro de la lista de los ‘no debo’, está la masturbación femenina?

Definitivamente. La masturbación masculina sigue siendo vista con más normalidad porque se cree que ellos tienen necesidades, pero la mujer es como “¡Qué horror, ¿te vas a tocar?”. Tocarse –las partes íntimas- es la forma más auténtica de conocer nuestro cuerpo y saber qué nos gusta, qué nos incomoda, qué está bien para uno y qué no.

 

¿Cuánto interfiere la imagen corporal en la sexualidad?

Mucho. Si te sientes cómoda con tu cuerpo y lo que eres, vivirás tu sexualidad más cómoda y plena, de lo contrario no te sentirás en la capacidad de ofrecer el paquete completo. A veces me llegan mujeres con tres hijos que me dicen: “Se me ha descolgado la barriga, mis tetas se han caído, el brazo se me chorrea”. Yo les digo: “agradece que tienes un lindo cuerpo de madre, que tienes tres hijos que salieron de éste y que es como tu cuerpo trofeo”. Es cierto, habrá un poco más de pellejo pero es lo que hay. Hay que aprender a mirar virtudes en lugar de defectos… al hacer eso vivirás mejor tu sexualidad, de lo contrario, si tu mente está fija en lo que le falta o le sobra a tu cuerpo, no podrás dejarte llevar ni vivir tu sexualidad a plenitud. Si estás pensando en el rollo, en el brazo o en la panza, nunca llegarás al orgasmo ni al placer puro porque no estás concentrada. Al final, cuando las personas están en la cama desnudas nadie está mirando si se sale el rollo o no. El rollo es humano, nadie tiene el cuerpo perfecto. Siempre habrá un pero, el truco está en aprender a vivir con ellos.

 

Cuatro sugerencias para mejorar la intimidad.

Comunicación con la pareja y sincerarse con las emociones. Nadie puede invalidar lo que sientes. Explicar qué me gusta, qué no me gusta, qué me incomoda. Hay quienes prefieren tener una relación sexual más tosca, otras prefieren algo más cariñoso. Es importante expresar los deseos y llegar a un acuerdo.

 

El ‘foreplay’ (juego previo) en la cama es fundamental.

En muchos casos los hombres tiene un tiempo de excitación más corto que el de una mujer, él se excita más rápido, mientras que la mujer ni siquiera ha terminado de poner su mente en eso. Es importante tomar en cuenta que la mujer se demora más y que sus genitales mujer son más frágiles, por ende necesitan mayor delicadeza para ser estimulados.

 

Masajes, de pies a cabeza.

Ya sea con la yema de los dedos o algo más intenso, es muy importante hacer masajes, así la persona va diciendo qué le gusta y qué no. Eso de llegar del trabajo, cargar a la mujer, subirla en la mesa de la cocina y listo, no funciona. Los medios de comunicación ofrecen una imagen falsa sobre la sexualidad. ¿Qué pasa si la mujer ha tenido un día terrible en el trabajo? Claramente no habrá sexo ese día, ahí lo mejor será conversar.

 

Aleja el estrés para alejar la disfunción sexual.

Temas relacionados con la sexualidad son de los primeros que saltan cuando uno tiene problemas personales. Así como que te puede salir un sarpullido por estrés, también puedes tener una disfunción sexual por estrés, por miedo, etc. Las disfunciones sexuales son síntomas de algo psicológico. Si alguien viene con disfunción eréctil, por ejemplo, trato de averiguar qué hay detrás, qué tema psicológico está afectando al paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *