Menu
X
El Post ha sido enviado

Enviar a un amigo

Buscan ayuda cuando su vida deja de funcionar

Entrevista a: Sylvia Álvarez Calderón 21 Enero, 2016.

Sylvia Álvarez Calderón

Psicoterapeuta.

“Buscan ayuda cuando su vida deja de funcionar

 

Lleva más de ocho años invitando a sus pacientes a sondear sus vidas con el fin de reinventarse y así poder salir de un estancamiento que suele lidiar con el dolor y el conflicto. Educadora, psicoterapeuta y experta en ‘coaching’ con especialidad en neurociencias asegura que gran parte de su público lo ocupan mujeres en entre los cuarenta y cincuenta años que no saben más quiénes son.

 

¿Qué pasa con la mujeres de esa edad?

Ellas buscan ayuda cuando se dan cuenta que su vida deja de funcionar. Entre los 35 y los 50 años pasamos por un período de cuestionamiento muy interesante y ello nos lleva a replantearnos ciertos objetivos. A esa edad muchas mujeres ya alcanzaron ese estado de ´Ya tomé consciencia de que algo me está pasando´.

 

¿Algún caso que tengas presente?

Tengo una paciente que en su primera sesión vomitó de todo, tenía mucha rabia contenida. Le pedí que hiciera una lista de ‘cuándo pasa tal cosa, me siento de tal manera’. Regresó con cinco páginas escritas y me dijo que su problema estaba en su necesidad de aceptación de otros. Ella no lo había visto, lo vio al hacer su lista. Ella asumió su responsabilidad. No es mi deber decirle esto a mis pacientes, ellos deben darse cuenta solos y la capacidad para hacerlo está en esos rangos de edad, a partir de esta edad ya están en capacidad de proyectar el resto de su vida y reinventarse.

 

¿Cuál es el perfil de las mujeres que se sienten más desubicadas?

Las amas de casa. Pese a que la vida les da el espaldarazo para hacerles saber que su chamba es maravillosa, ellas se siguen sintiendo muy poca cosa. La mayor parte de las personas que se dedican a su hogar –mujeres en su mayoría- me dicen: “Creo que doy para más y me siento muy limitada”, pero sienten mucha culpa porque al desear hacer otra cosa, es como decir “esto es mejor que criar a mis hijos”. Entonces volvemos a la creencia irracional que dice: “Sería muy mala madre si ‘abandono’ a mis hijos”.

 

¿A qué te refieres con creencia?

Existen varias teorías cognitivas respecto al desarrollo de la mente. La corriente que yo trabajo es la Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC), creada por Albert Ellis. Ésta trabaja la mente y cómo los pensamientos te pueden hacer sentir de una manera determinada. Lo que estás pensando acerca de una situación lo percibes, lo interpretas y lo manifiestas a través de dos vías: tus emociones y tus conductas. Y es aquí donde entran a tallar las creencias. Tal como los perros que se persiguen la cola, los pensamientos son un círculo vicioso que vamos persiguiendo y vamos generando nuevas interpretaciones que generan nuevas conductas y emociones que me impactan a mi y al otro.

 

¿Las mujeres en sus cuarenta de hoy se plantean las mismas dudas que las de hace 30 años?

De ninguna manera. Los cambios generacionales han sido abismales en los últimos tiempos y la tecnología tiene mucho que ver. Antes nos metían la idea desde bebés de que nuestra labor era ser ama de casa y cuando abrías los ojos te ponían un chupón, te vestían de rosado y te daban una muñeca, no se pensaba que hiciéramos otras cosas y la que se lo planteaba era una liberada, estaba equivocada. Ahora no podemos imaginar a una mujer que no quiera hacer algo más de su vida.

 

¿Cómo ayuda el ‘coaching’?

Éste trabaja con la felicidad y plantea preguntas como: “¿dónde me encuentro más a gusto?, ¿dónde podré rendir siquiera un 90% de lo que soy?, ¿dónde estaré satisfecho, tanto en mi vida personal como profesional?”. Tenemos la tendencia a disgregar; mi trabajo es mi trabajo y mi casa es mi casa. Mentira, yo soy uno y me comporto igual en todas partes y la tensión que pueda tener en mi ámbito profesional va a impactar de manera sorprendente en mi casa con mis hijos, mi esposo, mi esposa, mi perro. Es fundamental que una persona sea consciente y sepa a qué te lleva todo esto. Ciencia de la mente, Perdón Radical, Mindfulness, terapias alternativas, todo te lleva a tener consciencia.

 

¿Alguien te cuestiona estas prácticas?

Muchos me dicen: “Yo no quiero ser egoísta”, pero les respondo que mientas tú no estés bien, nadie más lo estará. Parte de uno mismo. La persona que no se permite explorar acerca de su vida, limita sus opciones de tal manera que no te queda otra y eso es lo que nos frustra, ahí sale el “¿qué más puedo hacer?”. Me gusta invitar a mis pacientes a descubrir qué hay más allá de.

 

Estas terapias, ¿son accesibles a todos los estratos sociales?

Hay más posibilidad para los estratos A y B porque es caro. Sin embargo, en el Instituto de terapia racional emotiva (ITRE) hay un área de proyección social donde se recibe a cualquier persona por 30 o 40 soles. Otros institutos con este recurso son el Hospital Larco Herrera y el Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Noguchi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *